Martes

Leer con oración:
Jos 6:1-25; Jn 1:1-3; 6:1-13; 2 Co 4:17; 5:7

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”(He 11:3)
la creación de dios

Al leer Hebreos 11:3 y Juan 1:1-3, entendemos que por la fe, el universo fue formado por la palabra de Dios, de manera que lo que se ve vino a la existencia por medio de las cosas que no se veían, invisibles. En el principio (hace billones de años atrás), Dios era el Verbo, la Palabra. En Hebreos leemos que el Hijo hizo el universo y sustenta todas las cosas por Su palabra, es decir, cada uno de los planetas están en su órbita por la palabra de Su poder (1:1-2).

En la dimensión del tiempo podemos ver en Apocalipsis 13:8 que el Cordero fue inmolado desde la fundación del mundo. ¡Jesucristo es el dueño del tiempo! Él ya existía antes de la fundación del mundo.

Debemos aplicar la fe en el registro de la creación de Dios, que fue un acto de amor, repleto de significados espirituales. En la esfera de la fe, el Señor, como la luz, ilumina nuestro ser para ver nuestra condición, arrepentirnos, crecer y producir más frutos (Sal 84:11).

En la dimensión de la fe, la tristeza, los conflictos, la depresión y la tribulación se acaban. Segunda de Corintios 5:7 dice que andamos por fe, y no por lo que vemos. En 4:18 vemos que no debemos poner la mirada en las cosas que se ven, pues son temporales, sino en las que no se ven, que son eternas. En la historia de la multiplicación de los panes, Jesús sólo multiplicó el poco alimento que había después de que un muchacho Le entregó lo que tenía: cinco panes y dos peces. Inmediatamente después, el Señor alimentó a cinco mil hombres, además de las mujeres y los niños (Jn 6:1-13).

Otro ejemplo sobre aplicar la fe lo vemos cuando, de camino a Jericó, Dios le comisionó a Josué que ejercitara su fe con los sacerdotes, para que derribaran los muros (Jos 6:1-25). En la vida cristiana debemos marchar por la fe para que caigan todos los muros. Entreguemos todas las cosas al Señor y experimentaremos milagros en nuestra vida.

Punto Clave:
En la dimensión de la fe es donde ocurren los milagros.
Pregunta:
¿Cuáles son los muros que ha sobrepasado por la fe?